Las mamás suelen preocuparse por su preparación física antes del parto, por descubrir la mejor forma de respirar, por el día de la hospitalización, entre otros asuntos prácticos, pero olvidan lo que sucede dentro de su vientre, lo que sienten y lo que significa para ellas (y para su pareja) tener a un nuevo ser en la familia. Es por ello que en nuestro curso de Estimulación prenatal desarrollamos la comunicación afectiva entre madre, padre y bebé, lo cual le permitirá disfrutar el embarazo plenamente, así como el parto y posparto.

¿Por qué es importante llevar un curso como este? Es fundamental debido a que, del tipo de relación que tenga la madre con su bebé, dependen los cimientos del desarrollo emocional y físico del bebé, así como la experiencia de la gestante durante su embarazo, el parto y en los momentos posteriores al alumbramiento.