Mucho antes de que el bebé hable, es capaz de comunicarse con señas y gestos muy sencillos. Mediante ellos, puede expresar sus necesidades, como hambre, abrigo o protección. Gracias al Programa de lenguaje de señas Baby Signs®, creado por expertos en desarrollo infantil, el bebé incorpora señas perfectamente codificadas en su sistema de lenguaje. Este aprendizaje facilita la comunicación con sus padres, fomenta el vínculo y hace posible el desarrollo de otros medios de comunicación, como el corporal, musical y plástico en edades muy tempranas. Asimismo, estimula en el niño el desarrollo cognitivo y la comprensión del medio, lo induce a la verbalidad y a comprender sus estados emocionales para autorregularse.