La música permite desarrollar la capacidad de memorizar y de prestar atención del bebé, lo cual facilitará el posterior aprendizaje de la lectura, de la escritura y de las matemáticas, e, incluso, elevará su coeficiente intelectual, así como la capacidad de ubicarse en el entorno. La música, definitivamente, debe formar parte de la enseñanza maternal y primaria.