El niño, durante el primer año de vida, desarrolla las bases necesarias para comunicarse oralmente (sus primeras palabras). Pasan del llanto, al balbuceo y a los sonidos guturales, hasta conseguir comunicarse mediante la palabra. Nosotros estimulamos estos procesos para que se consoliden y favorezcan el manejo posterior de la comunicación del bebé.