Estos recursos de comunicación son, innegablemente, medios educativos que estimulan los aprendizajes y potencian la motivación e imaginación. Asimismo, desarrollan la atención y la concentración. Teniendo en cuenta dicho enfoque, los aprovechamos para el desarrollo mental y emocional de los niños que se encuentran en edades tempranas.